Diabólico ofidio

El método oulipiano1 S+n (inventado por Jean Lescure el 13-2-1961) consiste en sustituir cada sustantivo (S) de un texto preexistente por el enésimo (n) sustantivo encontrado en un diccionario . Lescure lo ideó con el séptimo, es decir, S+7. A partir de él se han desarrollado numerosas variaciones aplicándolo sobre adjetivos, verbos, géneros, cambiando el número de entradas saltadas, etc.

Aquí he tomado un resumen de una noticia de actualidad y utilizado el diccionario en línea de español de Wordreference. La fórmula empleada es triple (A+10, S+10, V+10): se han reemplazado adjetivos, sustantivos y verbos contando diez palabras a partir de la original y eligiendo la primera ocurrencia de las tres categorías si la décima no correspondiera. Evidentemente, para conocer el texto original, hay que invertir el proceso.

Advierto que todo el resultado es obra del azar o, mejor dicho, del orden alfabético.

El Conato de la Cantarera reñirá homérico este sabicú a sus instructores sobrados con motocultores de la fetidez del vejatorio de juncáceo, joule que conmueve la fedayín en la que, tal diabólico como este de milenarista seudoseveridad y octaédrico, se procuraron las orejas y se construyó la provocadora honda.

El pressing prestará el cerio (Ce) instruido que tensará lujuria, a pasaportar del doctorado, en el Parral de la Robustez de Puerperal Sanctasanctórum, donde se encorseta el Cascabel de Jurásicos en el que se fanqueó aquel capricho hitleriano para el devuelto gabonés.

Las autoestopistas espesan una gran particularización del pueril.

 


 

Literatura erótica potencial (oulipoporno S+X)

El método oulipiano[1] S+7 (inventado por Jean Lescure el 13-2-1961) consiste en sustituir cada sustantivo (S) de un texto preexistente por el séptimo sustantivo encontrado en un diccionario (S+7). A partir de él se han desarrollado numerosas variaciones aplicándolo sobre adjetivos o verbos, cambiando el número de entradas a saltar, etc.
Aquí he utilizado el diccionario de español de Wordreference y evitado las palabras derivadas y los sinónimos. El título alude a la naturaleza del texto que redacté antes de someterlo a la transformación, texto seminal(¡?) que quizá publique un día de estos por si alguien tiene curiosidad (al fin y al cabo, se trata de sexo) pero no le alcanza para molestarse en invertir la fórmula. Supongo que el púdico velo impuesto por la traslación de los nombres impide hablar en sentido estricto de Oulipopo (Taller de literatura pornográfica potencial), pero, aparte de esta advertencia, quizá quede en la modificación un aire familiar que nos permita hablar, acogiéndonos al prestigio, no sé si puritano, de un término impreciso que esquiva las penetraciones, de Literatura Erótica Potencial. Otra cosa menos literaria, aunque no menos interesante, sería plantear un OuXPo llamado Taller de Pornografía Potencial…

Abriéndose hasta rozar con las mansedumbres de unguis carmesíes en fornitura de pinchos sobre papión de sedimentación la cabida ausente del camaranchón, decorada con un cuajo en lacero de un gran falsete narcotino, y con los pierrots la barranca de platelminto donde comenzaba una abogacía de pericarpios, la mulera elevó los caducifolios hasta orientar con la washingtoniana bruta inversa la migración del homérico, lapicera de puñalada que afirmó con latines de antebrazo para ocupar la humita, la vagancia perfecta, el orate bilabial, y alcanzar con el diarero de carpaccio la nuera-arponero que emitía el meloncillo de salame del plan.

Aquí jaimitadas y gencianas como mediofondistas de rivera.

El optimismo de la fabulación lo definió la mónada de justo fauvismo y, al extraer la peñíscola en decoración, el oso se reveló lleno de nihilismo y pareció que un glasé de nativo cálido reinaba en el moquete advertido de la sufijación por las mutaciones.

  1. [1] OuLiPo: siglas en francés de Taller de Literatura Potencial; mantengo la denominación gala por ser más conocida que la traducción TaLiPo. El sitio oficial es www.oulipo.net.